top of page

Infecciones de Transmisión Genital (ITG) en lugar de Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

El lenguaje construye realidades y no sé ustedes, pero yo ya estoy hasta la madre que siempre que hablamos de prácticas sexuales, se les asocie al riesgo. El sexo es sano, es placer y es parte de nuestra vida.


Sexo en Calma

Omar Ramos

Autor y comunicador social.

Foto de Ketut Subiyanto

Apoyo Positivo es una organización española que desde 1993 trabaja en temas de salud sexual y que está muy enfocada en temas de VIH. Me llamó mucho la atención que en un reciente tweet usaron el término Infecciones de Transmisión Genital (ITG) para referirse a lo que comúnmente conocemos como Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).


Me voló el cerebro y de inmediato pude entender por qué emplear ese término: para quitarle esa carga de peligro a nuestras practicas sexuales. Como comunicador social, también de inmediato comencé a pensar en todo lo que este cambio implicaba: “Estas infecciones no solo se transmiten por los genitales”, “Seguramente médicos e investigadores no estarán muy de acuerdo”, “¿Por qué organismos como la Organización Mundial de la Salud no ha hecho el cambio?”, “La gente sigue confundida entre ITS y ETS (Enfermedades de Transmisión Sexual), como para meterles otra modificación”.


Evidentemente, la gente de Apoyo positivo ya había pensando en todo esto y lo desmenuza en un texto de 2021, en el cual responde a muchas de estas preguntas (para no extenderme tanto, te invito a que leas el texto, que es muy enriquecedor). En términos generales, ellos mismos aceptan que ITG quizás no sea el término más exacto, pero que contribuye de manera importante a disminuir el estigma frente a nuestras prácticas sexuales.

Y si me lo preguntan, eso es más importante que cualquier imprecisión que médicos o investigadores puristas puedan observar. Si bien todas estas infecciones se transmiten por prácticas sexuales, no todas nuestras practicas sexuales tienen este riesgo. Por ejemplo: chupar un pezon, acariciarnos la espalda, chupar las axilas, dormir de cucharita, chuparnos los pies, insertar los dedos en el ano con un método de barrera o un dildo, el cybersex y un inmenso etc. Todas esas son prácticas sexuales y ninguna de ellas tiene riesgo de una infección de las catalogadas como sexuales.

Un término como Infecciones de Transmisión Sexual hace que lo sexual, que las prácticas sexuales se relacionen al riego, al peligro y ese trauma que hemos cargado por décadas se perpetúe. Al mismo tiempo, va quedando corto gracias tendencias como el sexo no penetrativo, en donde muchos de estos riesgos se reducen.


El lenguaje construye realidades y no sé ustedes, pero yo ya estoy hasta la madre que siempre que hablamos de prácticas sexuales, se les asocie al riesgo. El sexo es sano, es placer y es parte de nuestra vida. Y tendremos que buscar formas más efectivas de comunicar esa perspectiva. Habría también que evaluar otros términos como “prácticas de riesgo” y cuales son esas prácticas. Pero como diría un viejo comercial “Esa es otra historia”.


En Calma, seguiremos usando el término ITS para un mayor entendimiento de la audiencia en general (somos conscientes de la gran brecha que existe entre México y España en temas de sexualidad), pero con miras a formar parte de estos cambios en el lenguaje que nos ayudan a entender nuestras realidades desde otra perspectiva.


Quítate el miedo sobre tus prácticas sexuales y cámbialo por información. En Calma podremos ayudarte.

23 visualizaciones0 comentarios
bottom of page